Curiosidades

ESCENARIO DE ACONTECIMIENTOS BÉLICOS

La villa de Los Arcos sufrió de manera notable las guerras del siglo XIX. Durante la “Guerra de la Independencia” (1808-1814) destacó por su beligerancia contra los franceses, por lo que luego fue objeto de represalias. Al comenzar la 1ª Guerra Carlista (1833-1839), el entorno de la villa fue escenario del apresamiento del caudillo Santos Ladrón de Cegama. Los Arcos fue ocupado por los carlistas en febrero de 1835, y fue el general Zumalacárregui el que tomó su plaza.

HOSPITAL DE SANTA BRÍGIDA

Después de que en 1175 Sancho el Sabio otorgara los Fueros a Los Arcos, la villa floreció. Se comenzó a construir la parroquia de Santa María, y debido al paso de innumerables peregrinos en su Camino hacia Santiago, se construyó el Hospital de Santa Brígida para socorrerlos. Teobaldo II dejó al Hospital diez escudos en su testamento de 1270. A mediados del siglo XIX el hospital contaba con capellán, enfermera y dos sirvientes, y se impartían varias clases y escuelas.

CASTILLO DE LOS ARCOS

En época medieval la villa estaba dominada por un castillo, del que hoy no quedan vestigios. Constituía la fortaleza un recinto amurallado, defendido por unas veinte torres. Parece que originariamente albergó a la población, o al menos parte de ella, dentro de sus muros.

Se tiene noticia del castillo desde el siglo XI. En 1429 ante la inminente guerra con Castilla, se mandó reparar y acondicionar el castillo. En 1463 Los Arcos y su castillo fueron agregados a la Corona de Castilla en virtud de una sentencia arbitral, y esto salvó el castillo de una orden de demolición.

A mediados del siglo XVIII, al haberse desplomado algunas torres y partes del muro sobre las casas del pueblo, se tomó la solución de derribarlo enteramente para evitar el peligro.

JUDÍOS EN LOS ARCOS

Debido a la importancia y esplendor que obtuvo Los Arcos en la época medieval, se estableció en esta localidad una pequeña comunidad judía, tal como se puede comprobar en algunos documentos de mediados del siglo XIV. Se desconoce si los judíos de Los Arcos poseyeron judería, pero es de suponer que aunque no fueran obligados a vivir aislados, permanecerían agrupados en algún sector determinado del pueblo, posiblemente entre las calles de san Antón y Santa Eulalia.

En el archivo parroquial, recientemente se han encontrado documentos que dicen:

“Iten sobre las casas de los antiguos infanzones que antiguamente fue la sinagoga… y soibre la pieza del losal de los Judíos se pagan, en cada un año, treinta y seis groses…”

DISTINTAS FORMAS DE GOBIERNO

Durante la Edad Media, algunos asuntos contenciosos se resolvían en el Hospital de Santa Rígida. Las juntas del Consejo, especialmente si eran de carácter abierto, tenían lugar en la parroquia de Santa María.

Durante el siglo XVI son varios los lugares utilizados para las juntas, pero ya los documentos hablan de que el Ayuntamiento tiene una cámara propia. La comunicación de una sentencia sobre amotinamiento de Ulázqueta tiene lugar el 1 de julio de 1539

“en la Cámara y ayuntamiento de esta villa de Los Arcos,”

En otras ocasiones las juntas se realizaban

“en la casa del Mercado.”

En el mismo siglo XVI, un lugar muy adecuado para la elección de alcaldes, tanto por parte de los hidalgos como de los infanzones, fue el claustro de Santa María, cuya costumbre se mantuvo hasta mediados del siglo XVIII.

REPARACIONES EN EL AYUNTAMIENTO

Se puede afirmar que la primera casa consistorial estuvo situada en la calle del Rancho, en el mismo solar que la actual. A finales de 1761 el Ayuntamiento pedía permiso al Real Consejo para hacer unas reparaciones urgentes en la casa consistorial antes de que se arruinase. En septiembre de 1763 el regimiento encargó un proyecto para la reforma total del edificio. En un principio pensaron solamente en realizar algunas reformas, como otras veces, pero después decidieron construirlo de nueva planta, excepto las fachadas. El escudo de armas de la villa fue colocado en 1770, aunque lleva fecha de 1769.